Por María Julia Sáenz
Directora de Legal y Asuntos Corporativos

Transformamos los sueños de mujeres emprendedoras

Compartir:

Cuando era niña, recuerdo una bodega a la que, mis hermanos y yo, corríamos varias veces al día. Conseguíamos el pan del desayuno, el borrador para las tareas, la gaseosa para compartir en familia, el betún para los zapatos del colegio y así, una infinidad de cosas más. Construimos una relación muy cercana con Malena, quien era la señora que atendía la bodega, pero también era nuestra cómplice y nuestra salvadora. ¡Nos sacaba de muchos apuros! Su bodega era más que un punto de venta; era un espacio de encuentro entre todos los que vivíamos en la zona.

Malena tenía dos hijas y era madre soltera. Gracias a su trabajo logró financiar la educación de sus niñas y no paró hasta darles acceso a educación superior. Con su bodega como único sustento, emprendió año tras año, apuntando a alcanzar los sueños que se había trazado y sostener a su familia, a fin de brindarles educación, salud y amor. Todo un ejemplo de mujer empresaria, perseverante y líder.

“Malena tenía dos hijas y era madre soltera. Gracias a su trabajo logró financiar la educación de sus niñas y no paró hasta darles acceso a educación superior.”

Seguramente todos hemos tenido alguna Malena cerca a nuestras casas. Según un estudio de la Asociación de Bodegueros, en el Perú existen 414 mil bodegas y por cada 10 de ellas, seis son administradas por mujeres. Es a estas mujeres, con un espíritu emprendedor y que sueñan en grande, a las que va dirigido el programa Creciendo por un Sueño que este año lanzamos en Backus. Y nosotros también soñamos en grande, pues queremos transformar la vida de 20,000 mujeres hacia el 2020.

Por qué enfocar la inversión social de Backus en las bodegueras peruanas

Decidimos priorizar uno de nuestros programas de sostenibilidad en las mujeres de este sector por las siguientes razones:

  • Primero, las bodegas son un actor fundamental en la cadena de valor de Backus. El 44% del volumen de ventas proviene de las bodegas. Nuestro crecimiento va de la mano del desarrollo de nuestros aliados.
  • Segundo, el 62.5% de estos negocios son conducidos por mujeres que, en su mayoría (el 68%) solo han estudiado primaria y secundaria. El 35% solo alcanzó la primaria. Estos dos factores nos dicen que hay un gran grupo de mujeres emprendedoras y que lamentablemente no han accedido a estudios superiores.
  • Tercero, las mujeres invierten educación, salud y nutrición. De acuerdo con un estudio de Harvard Business Review, en mercados emergentes las mujeres reinvierten 90 centavos de dólar por cada dólar adicional de ingreso en educación, salud y nutrición para sus familias (comparado con un 30-40% que invierten los hombres).
  • Cuarto, ¡porque son un ejemplo de trabajo duro y perseverante! Más del 70% de ellas trabaja los siete días de la semana y el punto tercero indica hacia donde van esos ingresos.
  • Quinto, más del 64% de las bodegueras son cabezas de familia.

El programa Creciendo por un Sueño se ha propuesto empoderar a más de 5,000 mujeres este año y más de 20,000 mujeres hacia el 2020. Estamos brindándoles capacitación en gestión administrativa y financiera, acceso a servicios financieros y apoyo en la inclusión o formalización de sus tiendas, lo que les facilitará acceder a más y mejores beneficios.

En lo que va del año ya hemos capacitado a cerca de 500 mujeres y nuestro compromiso continúa, las cuales accederán a beneficios de educación continua para sus hij@s o niet@s. Nos sentimos orgullosos de poder sumar un granito de arena para transformar las vidas de mujeres emprendedoras y la de sus familias. Crecemos juntos por sus sueños, de manera sostenible, no solo en lo económico sino también en lo personal.

Para que conozcan más de este programa, les comparto un video de lo que fue la graduación de las primeras mujeres que participaron en Creciendo por un Sueño:

Compartir: