Por Michelle Salcedo Teullet
Gerente de Desarrollo Sostenible Unión de Cervecerías Peruanas Backus y Johnston S.A.A.

RSC: Responsabilidad Social del consumidor

Compartir:

¿Cree usted que las empresas deben ser socialmente responsables? La mayoría de personas diría que sí.

Las empresas deben buscar tener un impacto positivo sobres sus proveedores, clientes y consumidores; fomentar el desarrollo de sus comunidades de influencia; ser ecoeficientes; reducir su consumo de agua y energía; contar con empaques amigables con el ambiente; promover el reciclaje; entre muchas otras acciones. Algunas de esas cosas son incluso estándares mínimos que esperamos de las empresas cuando lo analizamos desde nuestra visión social.

Pero, ¿Qué compramos la última vez que fuimos al supermercado? ¿Artículos de limpieza; jabón o shampoo; bebidas; abarrotes; frutas y verduras? ¿Qué criterios usamos para elegir entre la variedad de productos que había disponibles? ¿Calidad; precio; sabor; experiencia; previa con el producto; marca?

rsc-responsabilidad-social-del-consumidor-blog-backus-810x405

¿Nos preguntamos acaso si la empresa que ofrecía ese producto era socialmente responsable? ¿Cuánta agua consumía? ¿Qué programas tenía para impactar positivamente a sus comunidades de influencia? Quizá para muchos las respuestas a estas últimas preguntas no lleven una respuesta tan categórica como la de arriba. Y es que, nuestro “yo” consumidor no necesariamente se comporta como nuestro “yo” social quisiera.

En una encuesta online realizada por Nielsen a 30,000 consumidores en 60 países, el 55% afirmó que estaba dispuesto a pagar más por productos y servicios de compañías comprometidas a generar impactos sociales y ambientales positivos. En Latinoamérica la cifra ascendió a 63%. La pregunta es si esa tendencia regional se refleja también en el Perú. Es cierto que poco a poco está emergiendo un mercado que valora lo producido de manera orgánica, lo que podría ser un primer paso hacia una nueva forma de comprar. Pero aún es difícil decir que los consumidores orientan su decisión de compra por temas relacionados con la responsabilidad social o políticas de sostenibilidad de las empresas, y más difícil aún es decir que están dispuestos a pagar más por ese tipo de productos o servicios.

“En una encuesta online realizada por Nielsen a 30,000 consumidores en 60 países, el 55% afirmó que estaba dispuesto a pagar más por productos y servicios de compañías comprometidas a generar impactos sociales y ambientales positivos.”

Tal vez algunos diríamos que no tomamos esos criterios en consideración porque no contamos con información al respecto; que la publicidad habla de los productos, de sus bondades y beneficios, pero no de cómo se comportan las empresas que los producen. Diríamos que para conocer esta información, cuando siquiera está disponible, tenemos que hacer una suerte de investigación navegando en la página web de las distintas empresas, y que no sabemos cómo identificar si esa información es confiable.

Mucho de esto es cierto, son pocas las empresas que comunican con alto volumen sus estrategias y acciones de responsabilidad social y sostenibilidad. Pero también es cierto que las empresas hacen y comunican lo que el consumidor quiere conocer. Entonces, si queremos empresas responsables, que cuiden el ambiente, generen desarrollo en sus comunidades de influencia, fortalezcan a su cadena de valor y comuniquen de forma adecuada lo que hacen, nosotros como consumidores tenemos no sólo que exigirlo, sino también valorarlo, y demostrar esto último en nuestras decisiones de compra. Uno de los mejores incentivos para la Responsabilidad Social Corporativa es la Responsabilidad Social del Consumidor.

Compartir: