Por Brenda Benel (@BrendaBenelG)
Estudiante de Administración.

Conoce, Aprende y Atrévete.

Compartir:

Lo primero que pensé cuando decidí desarrollar mis prácticas pre-profesionales en la Amazonía, es que me olvidaría de “Lima la Gris”, como muchos solemos llamarla hoy en día. A cambio recibiría como recompensa un lugar mágico, embelesado por su naturaleza, su clima soleado y lluvioso al mismo tiempo.

Desde muy pequeña he estado rodeada de un sinfín de especies de árboles durante mis vacaciones del colegio; sin embargo, conforme he ido creciendo y lo que antes solías hacer a menudo, comienza a pasar a un segundo plano, pero siempre tienes las ansias de volver hacerlo.

Esa es la razón por la cual cuando me enteré que existía la posibilidad de practicar durante un verano en la ciudad Pucallpa, rodeada de árboles, definitivamente no había mucho que pensarlo, la respuesta era, “sí acepto”. La segunda vez, cuando decidí regresar al Ecoparque, muchos amigos me preguntaban, “por qué lo haces”, puedes quedarte en Lima practicando; sin embargo, me di cuenta que valoro mucho aprender de mis amigos forestales, conocer cómo funciona la gestión de una organización con este enfoque, debido a que los negocios familiares están vinculados a ello, entonces que mejor oportunidad de practicar en un lugar que te gusta, con las personas correctas y desarrollarte profesionalmente.

Sé que a la mayoría de las personas que me conocen les resultó extraño que siendo estudiante de Administración de Empresas, me involucre tanto con la naturaleza, pero hoy en día lo que más valoro es haberme atrevido a salir de mi zona de confort y conocer otra realidad que me encanta. Ambas experiencias me han permitido desarrollarme personal y profesionalmente. En el ámbito personal, jamás pensé que iba a descubrir que la naturaleza era lo mío, o tal vez no quise aceptarlo antes. Tampoco consideré aprender en un periodo tan corto sobre especies maderables, sus características, términos forestales, como por ejemplo, qué es un esqueje, subsolado o camellón, palabras extrañas para unos, aunque para otros es parte de su día a día.

Conoce, Aprende y Atrévete - Blog Backus
Conoce, Aprende y Atrévete - Blog Backus
Conoce, Aprende y Atrévete - Blog Backus

Sí, soy una persona soñadora pero realista, que se atreve a intentarlo y aprender de sus errores. Por ello, en el Ecoparque Backus no solo descubrí lo que me apasiona, sino que también aprendí que los conocimientos adquiridos en un salón de clases solo son útiles cuando sabes cómo emplearlos en diferentes circunstancias y más aún cuando eres capaz de motivar a cada colaborador a aprender constantemente junto a ti.

Un buen profesional no es aquel que tiene consigo demasiados conocimientos teóricos, sino aquella persona que ha sabido lograr un balance entre lo teórico y lo práctico, y eso solo lo alcanza cuando te atreves a salir de tu zona de confort, quien sabe y encuentres lo que más te apasiona como yo lo hice.

Nosotros los jóvenes no podemos hablar de “mejorar nuestro país”, si no somos capaces de conocer las fortalezas y debilidades de nuestra gente, escuchar sus necesidades y saber por lo que pasan día a día. Lo mismo sucede con una empresa, no pretendas administrarla, sin conocer todos sus procesos, sus grupos de interés. La gestión es distinta en cada organización, aún más en el interior del país, lo cierto es que no es pretexto para limitar tus conocimientos.

“…me di cuenta que valoro mucho aprender de mis amigos forestales, conocer cómo funciona la gestión de una organización con este enfoque, debido a que los negocios familiares están vinculados a ello.”

El Ecoparque Backus es un buen sitio para comenzar a hacerlo, uno de los mejores ejemplos de Responsabilidad Social Empresarial, el adecuado balance de una necesidad, un problema y una solución. Ante la necesidad de utilizar los sub productos cerveceros, que mejor idea que elaborar un abono orgánico que más adelante pueda ser utilizado en las plantaciones forestales de terrenos degradados propensos a ser invadidos. Todo esto es la combinación perfecta para comenzar a reforestar, recuperando los suelos, generando empleo, utilizando prácticas innovadoras y de alta tecnología, generando recursos forestales, entre otras cosas.

En síntesis, mi experiencia por el Ecoparque me sirvió para demostrarme a mí misma que sí se puede, nada es difícil si nunca te atreviste a intentarlo. Gracias a cada uno de los colaboradores de Reforesta Perú y de Backus, que contribuyeron a que sea una de mis mejores prácticas pre-profesionales. Recuerda “conoce, aprende y atrévete” que de ti depende.

“El Ecoparque Backus es un buen sitio para comenzar a hacerlo, uno de los mejores ejemplos de Responsabilidad Social Empresarial, el adecuado balance de una necesidad, un problema y una solución. Ante la necesidad de utilizar los sub productos cerveceros, que mejor idea que elaborar un abono orgánico que más adelante pueda ser utilizado en las plantaciones forestales de terrenos degradados propensos a ser invadidos.”

Compartir:

Sobre Brenda Benel

Brenda Benel Guadalupe, estudiante de 10.mo ciclo de la carrera de Administración de la Universidad del Pacífico. Participó del Programa Prácticas en Provincia desarrollando sus habilidades en el Ecoparque Backus ubicado en Pucallpa durante dos meses en los veranos 2015 y 2016.